Go to content; Go to main menu; Go to languages.
Menu

Mi Niña

No se como empezar, mi esposo y yo tenemos un hijo, sano, hermoso, inteligente. Cuando tenia 1 año 4 meses, decidimos tener otro. Quede embarazada a los 3 meses, aunque parezca imposible yo se que fue el 30-06-2011, y lo supe ese día. Cuando no llego mi periodo sólo lo confirme, pues soy muy puntual. Pedí hora al doctor , fuimos con mi esposo y ahí estaba la bolsita, pero era tan pequeñita que tuvimos que volver a los 15 días, porque el doctor no pudo sentir su corazón, pero luego se confirmo.

Mi hijo se llama Emilio, por lo que mi esposo inmediatamente empezó a llamarla Emilia, él quería una niña y todo el tiempo se refería a “ella”. Los primeros meses no fueron buenos, tenia nauseas, agotamiento y me dolía la guatita, ahora se que eran contracciones, en mi primer embarazo no las sentí. Las 3 primeras eco. estaban bien, en el cuarto mes, íbamos con la ilusión de poder saber su sexo, cuando el doctor comenzó el examen, se puso serio y no decía nada, su expresión cambio y yo tuve miedo de preguntar, de hecho no lo hice. El nos dijo que veía algo extraño y dio la orden para una ecografia con estudio fetal. Nos fuimos y no dije nada, quería hacer encuenta que nada pasaba, al punto que para la eco. Fetal, pedí la hora y fui sola sin decirle a mi esposo. Cuando el doctor realizo el ultrasonido, quedo mudo de inmediato, me pregunto si venia sola y que me había dicho mi doctor, se lo dije y le pregunte ¿por que? ¿hay algo mal? Él me dijo, después vamos a conversar, esas palabras fueron como un balde de agua fría, compense a temblar, a sentir miedo, Mientra miraba esa pantalla, escuchaba al doctor hablarle a la enfermera en términos y medidas que no comprendía, ademas me di cuenta que era niñita. Él termino y me dijo ¿tienes más hijos?, sí conteste. Mira tu bebe tiene Anencefalia, ¿ lo habías escuchado?, Yo dije sí, pero no se lo que es. A mi me sonó a algo cerebral y pensé tiene síndrome de Down, o algo así, pero nunca se me paso por mi mente, la muerte. Entonces me explico de lo que se trataba y que era incompatible con la vida.

Como fuera de mi, llame a mi esposo y le dije: estoy en la clínica ven a buscarme. Luego el doctor me dijo, que me harían el informe inmediatamente y que cuando mi esposo llegara, pasara ha hablar con él. Lo espere en la sala de recepción y entonces lloré, cuando lo vi llegar sólo podía decirle, se va a morir y es niñita. Mi esposo hablo con el doctor y sólo volvió a repetir lo mismo, ninguna posibilidad. Nos fuimos y lloramos juntos.

Al otro día fuimos a mi doctor tratante, él nos explico un poco mas, dijo que el embarazo continuaría su curso (No existe aborto terapéutico en Chile). Yo estaba tan mal y asustada que si el medico me hubiera dado algo para interrumpir el embarazo, lo habría ello sin pensar. Pero con el pasar de los días y los meses, comprendí que habría sido un error, sobre todo cuando comense a sentir sus movimientos y escuchaba a mi esposo decir, que él quería un cuerpecito que enterrar y poder llevarle flores. No fue fácil, estaba cansada, irritable y con mucho dolor porque ademas tuve polyhidramnios( mucho liquido). Ademas yo decidí por mi salud mental, solo contarlo al circulo intimo, para el resto del mundo todo estaba bien. El 31 dic. 2011 04:15 am. con 28 semanas, se rompió la bolsa, fuimos al hospital, donde me inducieron el parto porque no dilataba, y a pesar que mi primer hijo fue por cesárea, trataron de que este fuera parto normal, al termino de 31 horas de trabajo de parto y viendo que estaba de 4 a 5 cm., no progresaba, seguía con mucho liquido a pesar de haber roto bolsa, ademas estaba atravesada, decidieron hacer otra cesárea. Mi niña nació el 01-01-2012 a las 12:22 pm, peso 720 gr y midió 35 cm. Mi esposo la vio yo no quise verla sin ropita. Una vez en la sala de recuperación, llego mi esposo y le pregunte ¿esta viva, como es?, me dijo sí y con una ternura que jamas olvidare, me dijo es hermosa. Cuando me la trajeron estaba con su gorrito, y era perfecta, hermosa, igual a su papá. Mi esposo la puso en mis brazos y con su ayuda la abrace, la bese, la bautizamos, le dije que la amaba. Tenia sus ojitos abiertos y con eso me he quedado, como puse en su epitafio, con la inocencia eterna de su mirada. De apoco se fue apagando el latir de su corazón, murió en los brazos de su papá, a las 14:05 pm., mientras le decía que se volverían a encontrar, pero aún no, porque debía cuidar a su hermanito. A pesar de todo fue un momento muy tranquilo, y sólo nuestro, de los tres.

El día 03 fueron sus funerales, solo familia y amigos muy, muy cercanos, fue vestida por mi mamá y mi suegra, ahí la conocierón, sellamos su cajoncito y no se, si fue egoísmo, pero nadie mas la vio, solo fue nuestra. No hubo misa, pero sí un responso con un sacerdote en el cementerio Y a pesar del dolor tan grande donde en realidad todo parecía pasar como en una película, recuero algo muy hermoso que dijo el sacerdote. La pequeña , Nidia Ilusión, tuvo el privilegio, que todos quisiéramos “nacer y morir en los brazos de nuestros padres” sintiendo su amor y calor.

No sacamos fotos, solo nos quedamos con la primera ropita que la vistieron, las ecografias y las huellas de sus pies. Estas las enmarque y cuelgan en la pared de mi casa junto a fotos de mi hijo Emilio.

Ya han pasado casi 6 meses de su partida y no pasa ni un solo día que no la recuerde, aunque sea por una fracción de segundo y creo que así sera por el resto de mi vida. Cuesta creer que una cosita tan pequeñita, que apenas conocimos, nos pueda marcar el alma para siempre.

Aun no supero su partida, mi recuperación física a sido lenta y no dejo de pensar y buscar la respuesta “al para que o porque a nosotros”.

Siento mis brazos vacíos, siento envidia de otras personas que tienen a su bebe con ellas, quiero otro bebe, aunque se que será otro, no un sustituto de la que se fue, porque yo tengo 2 hijos y cuando me lo preguntan, dijo 2, no puedo negar a mi niña, porque eso si seria matarla y ella vive en los que la recordamos, pero tengo un miedo espantoso de volver a sufrir otra perdida, mi esposo quiere otro hijo, pero no me presiona, me dejo la decisión a mi y yo considero que seria un egoísmo muy grande, que por mi cobardía le negara ese deseo a él, a mi misma y a mi otro hijo.

Esta es la historia de mi princesa Nidia( ave recién salida del nido, que no alcanzo a volar) Ilusión, así le puso su papá, porque en eso se convirtió en nuestros corazones.

Eres mi niña adorada, mi ángel personal, la princesa de los cuentos de tu hermanito, la ilusión de tu papá. Nuestra hija

Tu mamá

Claudia

 

PD. Creo que en Chile hay que legislar sobre el aborto terapéutico. Yo siempre he estado de acuerdo con el ( sólo terapéutico) y luego de mi experiencia creo que la mujer tiene que tener esta posibilidad de elección, porque es muy duro cargar con la agonía que cuando tu bebe nazca en lugar de un aguar debes comprar un cajoncito y no todas tenemos la misma resistencia psicológica. Ahora desde mi punto personal y después de haber tenido a mi niña en mis brazos, haber podido conocerla, sentir su calor, estoy contenta de no haber interrumpido mi embarazo y creo que si , Dios no quiera , volviera a pasar por lo mismo y aunque tuviera la posibilidad de interrumpirlo, no lo haría, porque cuando vi sus ojos, me di cuenta que habría matado a mi hija deseada, sin importar como venia, era mi hija. Ademas con su gorrito, ella era un bebe completamente normal.

 

 

 

Última actualización 23.06.2012